El parto en el agua ¡Beneficios para el bebé!

Beneficios del parto en el agua-2

Está por llegar el gran día y debemos decidir cómo vendrá nuestro bebé al mundo  y qué tipo de parto queremos, junto con el papá del bebé podemos elegir entre estas opciones:

Parto natural en ambiente hospitalario.

Parto natural en ambiente familiar a cargo de una doula.

Cesárea.

Parto en el agua (en casa o ambiente hospitalario)

Hoy vamos a hablar del Parto en el Agua:

El parto en el agua representa una forma natural de traer un niño al mundo, el transito natural de un medio líquido (líquido amniótico de la placenta) a otro que también es líquido, el agua. 

¿Cuándo está indicado?

Lo primero que se debe tener en cuenta, es la evolución del embarazo mes a mes para garantizar el bienestar de la madre y del bebé que está por nacer. Segundo, si te has preparado para ello y es parte de tu filosofía de vida ¡estás lista!

¿En qué consiste el parto en el agua?, veamos paso a paso

Llegado el momento del nacimiento, alrededor del noveno mes del embarazo, al que se ha llegado sin complicaciones, cuando empiezan las contracciones seguidas, la doula o médico a cargo verifica que el proceso de dilatación se ha iniciado, en este momento la madre puede ingresar a la tina.

Debemos garantizar que el agua de la tina debe estar tibia a 37° centígrados, que es la temperatura del cuerpo humano.  Esto hace que la producción de adrenalina disminuya, se relajen los músculos durante el proceso del parto, favoreciendo así la dilatación, con un umbral bajo de dolor. 

La postura semi-sentada que se adopta en la tina facilita la expulsión del bebé.

Ventajas del parto en el agua para la madre y el bebe

Esta modalidad disminuye la necesidad de fármacos, analgésicos y anestesia.  Se monitorea al bebé con regularidad y por la acción de dilatación del agua tibia no se hace necesario realizar la epistomía (corte en el periné).

La madre siente comodidad y libertad de movimiento al estar relajada por la acción del agua tibia, enfrenta este momento con mayor tranquilidad y tiene mayor posibilidad de controlar el dolor natural del parto.

El bebé fluye al mundo exterior, se da de una manera natural relajada, el agua como medio facilita esta adaptación y se convierte en un “amortiguador sensorial” de los cambios inminentes como la temperatura del ambiente, la luz y los ruidos. De modo que los va asimilando de manera más natural.

¿Te animarías? Puede ser una gran experiencia.

Cualquier consulta no dudes en escribirnos a nuestra comunidad de expertos.

 


Validar mi información para opinar.

Si no estás registrado, regístrate aquí

Olvidé mi contraseña