Los caprichos, un desafío para los padres

Berrinches y enojos al por mayor ponen a prueba nuestra paternidad. Estos episodios pueden ocurrir dentro o fuera del hogar y suceden con frecuencia en los niños de entre 1 y 3 años.

LOS CAPRICHOS, UN DESAFÍO PARA LOS PADRES

Durante los primeros 12 meses, los padres nos ocupamos del cuidado corporal y del sostén afectivo de nuestro bebé. Luego, entre los 12 meses y los 3 años, el niño comienza una etapa donde es normal que demuestre:

• Oposición
• Desafío
• Lucha por el poder
• Egocentrismo
• Baja tolerancia a la frustración

Se trata de una etapa difícil donde los caprichos, berrinches y enojos son una constante, porque el niño intentará imponer sus deseos de todas las formas posibles. Estas situaciones se agravan cuando:

• El pequeño no puede expresar sus emociones a través del habla
• Los padres no cuentan con recursos para ayudar a resolver esas situaciones
• Cómo manejar la conducta agresiva

Es posible canalizar los comportamientos que nos desafían a través del juego. Podemos ofrecer alternativas transformando los “no” en “sí” cuando, por ejemplo, descubrimos que el niño está dibujando en la pared. Ante esta situación, en vez de sacarlo con un grito, podemos aprovechar la oportunidad de proponerle pintar un cuadro en una hoja para luego colgarlo en esa pared. De esta forma el “no” se transforma en una opción permitida. Cómo padres, será un desafío encontrar alternativas para transformar lo negativo de una acción en una idea positiva. Pero… ¡todo es parte de una vida caóticamente hermosa!

comentarios