Los cambios que se vienen

Saber que están esperando un bebé genera muchas expectativas para ambos. Es motivo de nuevas alegrías y también de interrogantes. Esta nueva realidad implica cambios fundamentales en su vida cotidiana y en la economía familiar.

Los cambios que se vienen

Quienes ya han tenido su primer hijo lo saben: sus tres primeros años son los que demandan más atención a la economía familiar. La llegada del chiquito a la familia obliga a que todas las cuentas se reajusten, en busca de un nuevo equilibrio. No sólo se trata de un nuevo integrante, sino de uno que, en sus primeros años de vida, tendrá necesidades especiales que hay que considerar de antemano: desde un principio necesitará pañales, remedios, una cuna o moisés y para trasladarlo, un cochecito será vital. Hay cuestiones que dependerán más de tu estilo de vida: el asiento para el auto o los gastos de guardería o que recién son necesarios en una segunda etapa, como la silla de comer o el carrito pata-pata.

Por eso es tan importante saber hacer una buena evaluación del presupuesto familiar, planificar los ahorros y reforzar el hábito de tenerlos, pensar con tiempo en los arreglos que puede demandar la casa para ser un sitio seguro, y también ir haciéndolos, o bien prepararse para una casa nueva.

No es cuestión de que se agobien con sólo pensarlo sino todo lo contrario. Van a ver que lo que al principio quizá les suene aburrido, con un poco de planificación y organización será algo de lo más sencillo. Aunque suene paradójico: con una buena base, ningún imprevisto los podrá agarrar desprevenidos.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×