Los berrinches

Los berrinches son el resultado de la limitada habilidad de los deambuladores para manejar la frustración. Pero hay algunas medidas que puedes tomar para prevenir algunas de estas escenas y, cuando suceden, formas para manejarlas.

595_f2

¿Conoces a alguien que pueda pasar de cero a muy enojado en menos de un segundo? Si tienes un niño pequeño sabes exactamente por qué los dos años obtuvieron el nombre de “los terribles dos”.

¿Qué causa los berrinches?

Los berrinches no suceden porque los niños son testarudos y desobedientes, o porque has criado a un niño terrible. Ocurren simplemente porque los deambuladores no han aprendido a aceptar la frustración. Cuando ellos quieren hacer algo pero no pueden son abrumados por sentimientos de impotencia e insatisfacción. Los berrinches son simplemente la forma de liberar esos sentimientos. Puede ayudarte saber que los berrinches son muy comunes en todos los niños. Aproximadamente la mayoría de los niños de 2 años tiene un berrinche por lo menos una vez por semana, que suele durar entre 15 y 30 minutos.

Previniendo los berrinches

Hay ciertas cosas que puedes hacer para reducir los berrinches. Aquí hay algunas técnicas que pueden ayudar a prevenir la próxima rabieta de tu deambulador:

• Limitar el acceso de tu hijo a los juguetes y actividades que son fascinantes, pero muy difíciles para su edad.
• Estar atenta a los signos de cansancio y asegurarte de que tu hijo tenga suficiente descanso.
• Estar atenta a las señales de sobre-estimulación y cuando sucedan conducir a tu hijo a una actividad más tranquila.
• Tratar de mantener los “no” en un mínimo. En vez de decir “no”, ofrecer distracciones y alternativas: por ejemplo, mostrarle cómo oler una flor en vez de arrancarla.
• Atravesando un berrinche

Los berrinches terminarán antes si los dejas que sigan su curso. Mientras están pasando, tu nene necesita sentir tu calma y control para sentirse seguro. Entonces, trata de recordar que los berrinches tienen un propósito. Es una forma de liberar la rabia causada por sentimientos de frustración, no hostilidad.

A veces los deambuladores necesitan ser dejados solos, pero nunca fuera de tu vista y sólo por un periodo corto de tiempo. Otras veces, ayuda simplemente abrazar dulcemente al niño enojado. Si un berrinche ocurre en público es una buena idea llevar al deambulador a un lugar un poco más tranquilo y privado hasta que se calme un poco.

Mantente tranquila mamá

Uno de los desafíos más difíciles es mantenerse tranquila ante la furia descontrolada de un deambulador. Sin embargo, una reacción de enojo tuya seguramente hará el berrinche aun peor.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×