Estreñimiento en el embarazo

El estreñimiento es uno de los problemas de salud más comunes asociados al embarazo. Aunque es familiar y universal, el estreñimiento sigue siendo uno de los aspectos menos hablados del embarazo. La vergüenza, combinada con nuestra renuencia general a hablar sobre el funcionamiento intestinal hace que muchas mujeres crean que solo ellas lo experimentan. Sin embargo, las investigaciones sobre el estreñimiento son reconfortantes, entre el 10 y el 40% de las mujeres embarazadas lo experimentan.

Vale la pena recordar que el estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad. Por lo general, es el resultado de una condición como el embarazo, un estilo de vida sedentario, una dieta inadecuada u otra enfermedad.

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento se refiere a la evacuación de deposiciones pequeñas y duras, se refiere a la consistencia de las deposiciones o "popo" y no de la frecuencia de éstas. Cuanto más tiempo el popo permanezca en el intestino grueso, el cuerpo reabsorbe más agua.

Una de las principales funciones del intestino grueso es reabsorber el agua a través de las paredes. En algunos individuos, el popo permanece durante tanto tiempo en el intestino que la mayoría del agua, si no toda, es reabsorbida dejándolo casi desprovisto de cualquier líquido.

Otro papel del intestino grueso es empujar la deposición a lo largo del éste hacia el recto. Cuando hay alguna interrupción en este proceso y el popo permanece más tiempo del necesario y por tanto se presenta estreñimiento

Cierta cantidad de agua es necesaria para ayudar a formar las deposiciones y darles forma. Cuando tiene poco líquido, la deposición causa dolor y sensibilidad anal y en ocasiones puede haber desgarramiento de tejidos. Otros síntomas comunes son dolor abdominal, hinchazón y sensación de llenura. También puede conducir a problemas de mal aliento y una sensación de lentitud y fatiga.

¿Por qué es tan común el estreñimiento durante el embarazo?

Parece haber una serie de factores que contribuyen al estreñimiento durante el embarazo, algunos son:

Progesterona. Esta hormona juega un papel en la distensión de los ligamentos como preparación para el parto por lo que puede generar cierto grado de laxitud y relajación en las paredes intestinales.

Cambios de actividad física, dieta, náuseas y vómitos. La disminución de la cantidad de líquido en el cuerpo tiene un efecto directo sobre la función intestinal en general.

El peso del bebé dentro del útero. Al posarse sobre los intestinos genera un efecto sobre el espacio abdominal.

Disminución de la actividad del intestino delgado. Esto afecta el transporte de los alimentos desde el estómago, a lo largo del intestino delgado y su entrada al intestino grueso.

Ralentización de la movilidad intestinal y el peristaltismo.

Algunos alimentos tienden a aumentar el estreñimiento, como la leche, productos lácteos como el queso y grandes cantidades de carnes rojas. Los alimentos ricos en proteínas pueden ser más difíciles de digerir que los vegetales y los cereales. Muchas mujeres cambian su dieta cuando están embarazadas.

Los suplementos dietarios a base de hierro pueden propiciar el estreñimiento. Las deposiciones negras también son comunes. Algunas mujeres identifican que no pueden seguir tomando suplementos a base de hierro por causa del estreñimiento, por lo que una opción para suplir el hierro es ingerir alimentos ricos en éste como hortalizas de hoja verde, carnes rojas y legumbres.

El estreñimiento es más común en las mujeres que se dependientes de laxantes o que han abusado de laxantes en el pasado.

Ignorar la necesidad de ir al baño, contener el impulso de la deposición, posponer, retrasar e ignorar las señales de tu cuerpo, puede conducir al estreñimiento. Hacer esto durante cierto tiempo puede llevar a cambios en la resistencia de la pared intestinal y el recto haciendo que el cuerpo sea menos receptivo a las señales de evacuación normales.

¿Cuál es el tratamiento para el estreñimiento durante el embarazo?

Una dieta saludable, rica en fibras solubles e insolubles. La fibra soluble se disuelve en el agua en el intestino convirtiéndose en un gel suave que se mueve fácilmente. Algunos alimentos donde puedes encontrar fibra soluble son la papa y la calabaza. La fibra insoluble se evacua del cuerpo siendo casi de la misma manera que como entró. Algunos ejemplos son el maíz y las zanahorias.

Durante el embarazo, la ingesta de fibra recomendada es de 25-28 gramos / día. Consulta el Departamento de Salud y edad para obtener guías nutricionales.

Bebe mucha agua. Si puedes tomar entre 2.5 y 3 litros al día puedes controlar e incluso evitar el estreñimiento.

Ejercita tu cuerpo regularmente. Nadar, caminar, hacer yoga, o rutinas de entrenamiento con bajo peso son actividades ideales durante embarazo.

Algunas mujeres pueden necesitar tomar medicamentos que se conocen como ablandadores de heces, éstos reducen pérdida de agua en el popo para que sea suave y de fácil movimiento. Es esencial consultar con tu médico antes de tomar cualquier medicamento durante el embarazo. Visita el sitio web del Royal Women's Hospital, Melbourne para obtener consejos específicos.

El aceite de ricino u otros aceites minerales no son seguros durante el embarazo por lo que debes evitarlos, así como los enemas y supositorios. Estos solo deben utilizarse bajo supervisión médica y orientación.

Es importante descartar que otras afecciones médicas estén causando el estreñimiento durante tu embarazo. La diabetes gestacional, la hiperémesis gravídica, las hemorroides o el hipotiroidismo pueden aumentar la probabilidad de padecer estreñimiento.

¿Qué alimentos ayudan con el estreñimiento?

Cualquier tipo de fruta o verdura fresca.

Las hortalizas de hoja como la lechuga, el brócoli o los germinados son ideales.

Zanahorias, calabaza, batata y maíz.

Frutos secos y nueces, especialmente almendras, nueces de Brasil, sultanas, albaricoques y ciruelas pasas.

Bayas como frambuesas, fresas, arándanos y arándanos.

Cereales y panes integrales, arroz integral, pasta y lentejas.

Cereales, especialmente aquellos con salvado sin procesar y avena. Evita comer cereales en hojuelas, inflados o tostados, estos tienden a ser procesados y alejados de su forma natural. Cuanto más procesamiento haya en la preparación de alimentos, más retirado estará de sus orígenes.

Come alimentos crudos siempre que sea posible y manteniendo una higiene cuidadosa con los alimentos.

¿Qué debo evitar?

Los aceites minerales como aceite de ricino y tabletas laxantes. Estos pueden ser riesgosos durante el embarazo. Si se toman en exceso, pueden llevar a un parto prematuro.

¿Qué más puede ayudar para el estreñimiento?

Todos los días después del desayuno, el almuerzo o la cena, tómate un tiempo para sentarte en el inodoro sin ser molestado e intenta no ser apresurada. Lleva un libro o un periódico contigo, cierra la puerta y trata de relajarte.

Evita estresarte y permanecer sentada durante largos períodos de tiempo. Trata de adoptar una posición de cuclillas al sentarte en el inodoro. Inclinarse hacia adelante con los codos sobre las rodillas puede ser de gran ayuda.

Evita ingerir mucha cafeína ya que ésta puede tener un efecto diurético / deshidratante que lleva al estreñimiento. Algunas alternativas razonables son el agua mineral, los zumos de frutas o agua carbonatada.

Algunos medicamentos contribuyen al estreñimiento, consulta con tu médico si hay alternativas que podrías tomar.

Evita ignorar las señales con las que tu cuerpo te dice que necesita ir al baño. Los compromisos de trabajo, la falta de privacidad, la conciencia de sí mismo y estrés pueden hacerte aguantar más tiempo de lo estrictamente necesario.

Los laxantes que forman masa son usados comúnmente durante el embarazo y por lo general, vienen en bolsitas o recipientes individuales para ser mezclados con agua. Trabajan reabsorbiendo el agua del intestino y aumentando el tamaño de la deposición, también ablandan el popo, facilitando la evacuación.

Recuerda

El estreñimiento es común en las primeras semanas después del parto, así como el dolor alrededor del perineo y el ano, aún más, si la madre ha tenido una episiotomía o necesitó puntos. Cuando amamantes, es importante que bebas mucha agua, de lo contrario, el estreñimiento será más probable.

El estreñimiento durante el embarazo puede provocar la aparición de hemorroides. Estas pueden ser muy dolorosas y causar malestar real después del parto. Identifica qué es lo mejor te funciona para mantener tus hábitos intestinales regulares y placenteros. Muchas mujeres preparan su propio cereal a partir de nueces, semillas y ablandadores de heces y lo llevan consigo al hospital. No olvides consultar con tu médico si alguno de los ingredientes está contraindicado durante la lactancia. 

comentarios