¿Cuándo comenzar con los sólidos?

El shantala es un tipo especial de contacto físico: es unes masaje terapéutico para niños originario de la India, de donde un obstetra francés, Frederick Leboyer, lo redescubrió para incorporarlo a los cuidados habituales que se aplican en Occidente.

“Ser cargados, acunados, acariciados, tocados, masajeados, cada una de esas cosas es alimento para los niños pequeños, tan indispensable, si no más, que vitaminas, sales minerales y proteínas. Si se lo priva de todo eso, y del olor y de la voz que tan bien conoce el niño, aunque esté harto de leche, se dejará morir de hambre”, explicó Leboyer al presentar la importancia del Shantala.

El shantala se puede comenzar a practicar a partir del primer mes de vida de tu hijo. Igual que el resto de los masajes, se basa en la búsqueda del restablecimiento del equilibro mediante el tacto, y trabaja tanto lo mental como lo físico, con lo cual estimula el desarrollo psicomotriz. Pero no se trata tanto de una técnica bien aprendida y aplicada como de lograr un intenso y único vínculo emocional a partir del contacto físico: su fundamento es desarrollar el encuentro a partir de la mirada, la voz, las manos.

• El ritual debe comenzar por la zona abdominal, recorriendo la pancita de tu pequeño con las dos manos en forma circular alrededor del ombligo, y en sentido de las agujas del reloj.
• A continuación, alternando las dos manos, formas una letra “u” invertida. Puedes seguir flexionando las rodillitas del bebé, con delicadeza, sobre el abdomen: eso aliviará los cólicos.
• También son importantes los piecitos: recorre las plantas con los pulgares, estira sus deditos, ciérralos y ábrelos para que comience a comprender el equilibrio.
• Con la pancita hacia abajo, recorre suavemente su espalda con los pulgares, desde la nuca hasta la cola. No se trata en absoluto de masajear la columna, sino simplemente de recorrerla con delicadeza.
• Si lo que quieres es ayudarlo a conciliar el sueño , concéntrate en su carita: recorre el contorno de los ojos, el contorno de las orejas, la nariz, los pómulos. Con delicadeza y cierta lentitud, esto lo ayudará a relajarse.

comentarios