Cómo elegir la guardería

Si decidieron mandar al bebé a la guardería es recomendable que se tomen su tiempo para visitar varias y evaluar cuál les parece mejor.

Lo primero es pensar si les conviene que esté cerca de su casa o cerca de sus trabajos. Una vez que tengan esto resuelto, entonces pueden examinar las distintas opciones que tienen en la zona elegida.

Algunos factores a tener en cuenta:

• La seguridad del lugar
• La higiene
• El máximo de niños por sala
• La cantidad de personal por cada salita y su capacitación

Es recomendable que visiten las guarderías para ver los distintos espacios y cómo se organizan.

Puede parecerte una tontería, pero es muy importante la impresión que les da el lugar. Más allá de los temas de seguridad e higiene, si está bien pintado, si se ven dibujos y creaciones de los niños en las paredes, si se ve material de estimulación como equipo de música, cubos y juguetes didácticos entre otras cosas, todo eso dice mucho sobre la guardería. No se olviden de que su hijo pasará allí varias horas al día por lo que tiene que estar cómodo, y lo que ustedes sientan al ver el lugar, seguramente él también lo sentirá.

Diferentes propuestas

Otro tema importante es el concepto de la guardería. En algunas se concentran más en cuidar y entretener a los niños, en cambio en otras cada actividad responde a un proyecto pedagógico. Para identificar la diferencia lo mejor es que hablen con la directora y le pidan que les cuente cómo es un día típico en la guardería: qué cosas hacen y con qué objetivo. Por supuesto, esto también depende mucho de la edad de tu bebé.

Es conveniente preguntar si mandan un reporte diario, en un cuaderno o una libreta, donde puedan ver lo que hizo el bebé ese día, cómo se sintió, qué necesidades tuvo. Así tendrán un contacto permanente con quienes lo cuidan y podrán trabajar en equipo. Por ejemplo, si un día su bebé no comió mucho en la guardería, ustedes lo van a saber y podrán reforzar su alimentación en su casa.

comentarios